A veces se tiene la impresión de que las energías renovables son instrumentos diseñados para países ricos, prejuicio que poco a poco va quedando atrás y es que hasta hace pocos años las energías renovables eran un tema costoso, gastos fuertes que muchas veces se temía que ni siquiera se pudiera recuperar la inversión. En la actualidad, con la popularidad alcanzada por fenómenos como la energía eólica y sobre todo la solar, cada vez es más común encontrar casos de éxito en países en vías de desarrollo.

 

Dicen que para muestra basta un botón, como el caso de Escuela Secundaria Técnica N° 120 ubicada en la delegación Tlalpan en el Distrito Federal,  donde los alumnos han integrado un biodigestor, invernaderos y recientemente un sistema de páneles fotovoltaicos que ahorran electricidad y por ende dinero a su institución.

 

Todo inició cuando los estudiantes padecieron la falta de agua potable en la secundaria, no había ni para el baño así que esta necesidad les llevó a inventar un sistema de captación de agua pluvial solucionando el problema;  este esfuerzo les llevó a ganar “Premio Zayed” de los Emiriatos Árabes obteniendo 100 mil dólares por ser la escuela más sustentable de América.

 

Me pregunto ¿y nosotros qué haríamos con ese dinero? Realmente no lo sé pero los estudiantes lo reinvirtieron para equiparse con páneles fotovoltaicos y ahora tienen una escuela autosustentable que utiliza los recursos naturales a su favor: El sol, el agua de lluvia, los desechos orgánicos y van por más.

 

¿Cuál es el siguiente paso de estos jovencitos? Están utilizando su biodigestor para crear una pequeña planta de biogás que generará combustible.

 

Sin duda estos emprendedores nos hacen reflexionar sobre todo lo que se puede hacer en proyectos que inician como un juego y que terminan ganando premios internacionales, donde el máximo galardón es el ahorro económico pero también la preservación de los recursos naturales.

 

Así está el panorama en materia de energías renovables en México. ¿Y usted qué espera? Se puede ahorrar buen dinero y además cuidar al medio ambiente.

 

Deja un comentario